Publicado el

A pares o nones.

Para tragar fuego en las calles también se hace escuela, ahí uno no se juega la boca a pares o nones. Recuerdo que fue de una tragafuegos con quien aprendí a besar, aprendí que las aceras son un hogar perfecto para el repuesto de los besos transeúntes, aprendí que la lengua sabe petróleo, los labios a carbón, la saliva a sal.  De mis estadías en las calles siempre voy a tenerle que agradecer por no incinerarme la boca y revelarme, entre todas esas noches de toneladas de concreto asfaltico y luces de neón aletargado, ese credo de la libertad en llamas y  las banderas altas de la soledad compartida.

Anuncios

Acerca de Alejandro Zamora

Más sobre mí en: http://about.me/alejandrozamora