Publicado el

Cartas a Sophie. 12/01/2013

Tuxtla Gutiérrez, 12 de enero de 2013.
Querida Sophie:

Hace frío aquí, ahora. Me pregunto ¿qué estarás haciendo? Tal pareciera que aun no es tiempo, pero quiero aprovechar estas líneas para la premura ¡quiero advertirte! de mí, de ti y de la suerte que devenga 3 años a partir de que leas esto. Seguro me escucharás decir alguna imprudencia con rasgos de tonteria. ¿Pero acaso no te pareceré un tonto, después de todo?

Arribarás como un gato y en tu arrebato caerán los telones, me obligaras al amor, caeré a tus pies ante la exposición de tu figura, izarás tu sonrisa y entonces me daré de topes contra tu vientre como una mosca contra una bombilla en una noche oscura. Me ceñiré la cota de malla y aún así te enseñaría en qué parte entra la daga. Me verás sufrir el desvarío del miedo, del horror al dolor ajeno. Como agente del caos soy inverosímil, pero eso a ti no te importaría. No debe importarte. Quizá ya no te importe.

Lo grave de esto no es tu huida, si no que en esa huida quizá te lance piedras. Nunca fui el mejor soportando dolores ingratos. Pero serás ingrata conmigo, eso debí habértelo enseñado. Aun así, todo lo que te lance quedará suspendido en el tiempo; imagina mis piedras y mis palabras rededor de ti, perdidas en el aire. Pensarte te dotaría de tal escudo. Mal veneno y antídoto será mi cariño, cariño. Perdona que te llame cariño, cariño.

¡Ah, sí! quiero disculparme del tono absurdo y del imprudente que seré  ¡no soy un pervertido buscando amor en el bote de la basura! Quizá un mendigo, sí,  uno encandilado de tus ojos oscuros como lo profundo del mar ¡caray, tendría que aprender a ser una ballena!

Con estas últimas líneas espero que reprimas tu presencia ante mi advertencia. Eres tan bella, aun con cicatrices (vendrás a mí, si vienes, con cicatrices). Te esperaré, por favor ¡no vengas!

Tuyo, Emmanuel.

P.d. Te presto dos puntos suspensivos ¿capaz?

Anuncios

Acerca de Alejandro Zamora

Más sobre mí en: http://about.me/alejandrozamora