Publicado el

Las ecuaciones y la yerba.

No te busco a ti; busco el olocausto que causas, la abstracción de la muerte persiguiéndome.
No busco tu cuerpo; acaso el instante ¡qué ufano! en que tus dimensiones implosionen mis ataduras, el tetraedro que taladre las sienes… infinita piedra, torpe y taciturna.
¡Qué importa el tiempo, si lo necesario es jugar a esta ruleta rusa! El plomo avasallador, derretir las armaduras junto con la carne y la melancolía. Invocar al destierro de tu vientre, repleto de rosas tristes, negándose a extinguirse.
¡Qué me importan tus ojos! sin embargo, que se promulgue ahora que tus dedos deben ser los clavos de la cruz de mis andanzas.
Que no llegues si es que te busco en ecuaciones y que la yerba no responda si la duda te aqueja y tú preguntas.
Acá empiezan tus lineas, dejaré en blanco lo consecuente de este credo para que inicie la estratagema y el arrebato ¡bienaventurado sea tu imperio!

Anuncios

Acerca de Alejandro Zamora

Más sobre mí en: http://about.me/alejandrozamora