Publicado el

Oh, Pendejo.

Puesto que pendejo naces y el andar te espera,
En la vida no vaciles en cambiar, de lado a lado, tu camino;
No por tu vaivén y brincos a la reguera tu destino permutas,
Destino al fin, de pendejos a pendejos, terminarás como es debido.
Entonces ¿por qué sufres, pendejo, la nostalgia inexorable del herido,
Jodiendo a quienes no nos ha tocado la desdicha del calvario a gatas?
Oh, pendejo, no te ofusques, le dedico un acrostico a las putas
Nostalgias devenidas por tu mala desventura.

Anuncios

Acerca de Alejandro Zamora

Más sobre mí en: http://about.me/alejandrozamora